Derechos Humanos

DERECHOS HUMANOS

El respeto y la defensa de los Derechos Humanos, nuestro compromiso

Estamos comprometidos con la protección y consecución de los derechos humanos, con la aspiración de ayudar a conseguir un mundo más sostenible. Desde esta posición, Iberdrola está dotada de las herramientas necesarias para garantizar y promover estos principios.

Derechos humanos
El compromiso de Iberdrola está con la protección y consecución de los derechos humanos.

En Iberdrola estamos firmemente comprometidos con la defensa de los derechos humanos. Por eso, disponemos de un conjunto de herramientas que garantizan y promueven la protección y el respeto de las personas con el fin de prevenir, mitigar y reparar cualquier posible impacto.

La gestión de los derechos humanos en Iberdrola está alineada con los principales estándares internacionales:

  • Los Principios en los que se basa el Pacto Mundial de Naciones Unidas.
  • Los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos de Naciones Unidas.
  • Las líneas directrices de la OCDE para empresas multinacionales.
  • La Declaración tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la política social.
  • Los convenios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (incluido el convenio 169).
  • Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, especialmente en los ODS 2,8 ,5 y 16.

El Consejo de Administración aprobó en 2015 la Política de respeto de los derechos humanos, cuyos principios son de obligado cumplimiento para todos los profesionales del grupo. Para cumplir con este objetivo, se han adoptado las medidas necesarias en todos los países donde la compañía está presente, adquiriendo los siguientes compromisos:

  • Respetar los derechos humanos y laborales reconocidos en la legislación nacional e internacional, así como el cumplimiento de los estándares internacionales en aquellos países en los que la legislación en materia de derechos humanos no haya tenido un desarrollo adecuado.
  • Rechazar el trabajo infantil y el trabajo forzoso u obligatorio o cualquier otra forma de esclavitud moderna. Respetar la libertad de asociación y negociación colectiva, así como la no discriminación, el derecho a circular libremente dentro de cada país y los derechos de las minorías étnicas y de los pueblos indígenas.
  • Promover una cultura de respeto de los derechos humanos y la sensibilización en esta materia de sus profesionales en todas las sociedades del grupo y, en especial, en aquellas en las que el riesgo de vulneración pueda ser superior.
  • Además, transmitir a todos los Grupos de interés la relevancia del respeto a los derechos humanos y laborales reconocidos en la legislación nacional e internacional y de exigir el mismo compromiso a todos los socios empresariales.

UN SISTEMA DE DEBIDA DILIGENCIA EN DERECHOS HUMANOS

Respetar y proteger los derechos humanos va mucho más allá de las cuestiones de cumplimiento normativo

El Sistema de debida diligencia en Derechos humanos se apoya en el Sistema de Gobernanza y Sostenibilidad y en el Modelo de Control basado en tres líneas de defensa. Se trata de un proceso de revisión continua impulsado por nuestra Política de respeto de los derechos humanos que favorece la implementación de los Principios Rectores de las Naciones Unidas, adaptados al tamaño de la empresa, la diversidad y singularidades de las instalaciones en los distintos países.

Modelo de gestión de derechos humanos
Modelo de gestión de Derechos Humanos del Grupo Iberdrola.

En Iberdrola tenemos como objetivo centralizar todas las cuestiones relacionadas con los derechos humanos en un único Sistema integral de debida diligencia que se apoya en procedimientos y sistemas ya existentes. Además, ponemos el foco en la identificación de posibles brechas u oportunidades de mejora en la gestión de los derechos humanos en toda la cadena de valor en los diferentes países donde operamos.

Modelo de gestión de Derechos Humanos del Grupo Iberdrola

De acuerdo con los PRNU 15 y PRNU 17, Iberdrola entiende el Sistema de debida diligencia en derechos humanos como un proceso continuo destinado a identificar y gestionar los riesgos e impactos asociados al desarrollo de sus operaciones en todas las fases (planificación, construcción, operación, mantenimiento y cierre de instalaciones propias del sector eléctrico y energético) teniendo en cuenta el marco geográfico, social, y las características de su cadena de suministro.

Como consecuencia de la adopción de una definición amplia de derechos humanos, que conlleva una gran heterogeneidad en los asuntos e impactos potenciales, el sistema de debida diligencia en derechos humanos del grupo está sustentado por diversos sub-sistemas y sus procedimientos (por ejemplo, Cumplimiento, Seguridad y Salud, Medioambiental, Compras, Ciberseguridad, entre otros), que gestionan los asuntos de los que son responsables. Anualmente, se evalúa que estos sub-sistemas cubran adecuadamente estos asuntos desde un enfoque de derechos humanos. El objetivo final es facilitar una gestión autónoma y eficiente de cada ámbito consistente con una visión integrada y transversal de todas las cuestiones de derechos humanos.

Impactos potenciales a los derechos humanos identificados en el Grupo Iberdrola
Impactos potenciales a los derechos humanos identificados en el Grupo Iberdrola.

Cada año revisamos y actualizamos el mapa de riegos por negocio y país. Esos datos se cruzan con el listado de los principales centros de actividad de cada negocio para detectar las instalaciones donde puede existir mayor riesgo de vulneración de los derechos humanos. 

Iberdrola lleva a cabo un análisis de riesgos en derechos humanos en el 100% de los principales centros de actividad (246). Fruto de este análisis durante 2021, en el 61% de estos centros se ha detectado riesgo en alguna de las siguientes cuestiones de derechos humanos: condiciones de trabajo; impacto medioambiental; seguridad y salud ocupacional; seguridad pública; pueblos indígenas o, tierras y propiedad. 

Siempre que hay un riesgo o impacto detectado, el sistema de debida diligencia incluye el diseño e implementación de medidas apropiadas para su prevención y mitigación. Los planes de mitigación de impactos ambientales en las licencias de construcción y operación de nuestras instalaciones son un claro ejemplo de medidas mitigantes porque existe una correlación entre impactos en el medio ambiente e impactos en los derechos humanos.

Identificados los principales desafíos, se aplican procesos y prácticas sólidas de debida diligencia y se garantiza que los resultados se tengan en cuenta a la hora de tomar decisiones y formular estrategias.

Los principales desafíos en materia de derechos humanos se encuentran en:

  • La revisión de los procedimientos operativos de las instalaciones del grupo para comprobar su nivel de adaptación a las recomendaciones de los Principios Rectores de las Naciones Unidas en lo referente a la gestión y mitigación de cualquier posible impacto en las comunidades locales. 
  • La revisión de los mecanismos de queja y reclamación, así como en la formalización de su clasificación, seguimiento y control, con el objetivo de facilitar el acceso a mecanismos de reparación eficaces para las víctimas (tercer pilar del Marco Ruggie). 
  • El refuerzo de la debida diligencia en derechos humanos en la cadena de suministro, poniendo especial atención en la abolición del trabajo forzoso en todos los niveles de la cadena y con el objetivo a largo plazo, de realizar una gestión conjunta (responsabilidad compartida) en debida diligencia en derechos humanos con los proveedores.

Debido a la magnitud y la gravedad de la pandemia COVID-19, que ha puesto a todas las empresas ante un caso único de gestión de crisis, desde Iberdrola hemos centrado los esfuerzos no solo en la continuidad del negocio, sino también en la protección de los derechos de las personas. Por ese motivo, se ha puesto en marcha un Plan de acción global contra el coronavirus (COVID-19)

En Iberdrola le damos una gran importancia al fomento de una cultura basada en el conocimiento y el respeto de los derechos humanos. Por esta razón, la compañía realiza diversas actividades internas y externas periódicas de formación y concienciación de derechos humanos para distintos grupos de interés.

Por una cadena de valor justa, transparente y ética

Los proveedores son actores estratégicos dentro del grupo Iberdrola y, como tales, se les considera socios comerciales. En todo momento, la compañía busca garantizar una cadena de valor justa, transparente y ética. Además, la función de compras es disponer de los mecanismos necesarios para garantizar una cadena de valor justa, transparente y ética.

En la gestión de proveedores y durante el proceso de compras, las medidas adoptadas por la Compañía para proteger los derechos humanos se sustentan tanto en la Política de compras, como en el Código ético y en las cláusulas específicas de responsabilidad social recogidas en las condiciones de contratación que acompañan a los pedidos emitidos. De esta manera, los proveedores se comprometen con los principios de la responsabilidad social y de respeto a los derechos humanos. 
 

Durante la vigencia del contrato, el proveedor debe permitir que Iberdrola revise el grado de cumplimiento de los principios establecidos en los contratos y, si se detectan incumplimientos y no se adoptan planes correctores, la compañía se reserva el derecho de cancelarlos. 

Iberdrola analiza periódicamente las compras realizadas en países considerados de riesgo por no haber ratificado los convenios de la OIT sobre trabajo forzoso, libertad sindical y negociación colectiva, y trabajo infantil; así como aquellos países a los que, habiendo ratificado dichos convenios, se les han formulado observaciones que ponen de manifiesto puntos débiles en la aplicación de los citados convenios. Y, para ello, la Compañía pone a disposición de los proveedores diferentes recursos y materiales, como módulo de sensibilización online sobre Derechos humanos y empresa.

Desde Iberdrola comunicamos el desarrollo de sus actividades, así como las medidas que lleva a cabo para reparar, mitigar o remediar cualquier impacto provocado en el proceso, dando respuesta a sus Grupos de interés y a través del Estado de Información no Financiera EINF, dando respuesta a índices, observatorios, y consultas recibidas a través de los distintos canales habilitados. 

Fruto de su compromiso, Iberdrola ha vuelto a ser, por segundo año consecutivo, best in class en el ranking de las mayores empresas de renovables del mundo en materia de derechos humanos. Se trata del informe de Empresas de Energías Renovables y Derechos Humanos, elaborado por Business & Human Rights Resource Centre (BHRRC), que evalúa a las 15 mayores compañías cotizadas del mundo de generación eólica y solar y toca temas como los derechos laborales, el derecho a un medio ambiente limpio y saludable, los derechos de las comunidades, entre otros.

Además, la compañía ha obtenido 92 puntos en el apartado de derechos humanos, del último índice Dow Jones Sustainability Index (DJSI), donde lleva presente 22 ediciones, lo que la sitúa en el percentil 90 % frente a los 28 puntos de media de las empresas del ranking.

De la misma manera, su inclusión, un año más desde 2009, en el prestigioso índice internacional FTSE4Good ratifica su buen hacer en cuanto a los estándares de trabajo, derechos humanos, seguridad y salud, biodiversidad, cambio climático, agua y responsabilidad de los clientes y aspectos sociales de la cadena de proveedores.